La Vendimia es parte de un conjunto de cuadros relacionados con las estaciones, siguiendo esa relación habitual en la cultura occidental que consideraba la recolección de la uva como la actividad que definía el otoño. Pintada por Goya en el momento más álgido de su carrera cortesana, La Vendimia es un cuadro conservado en el Museo del Prado.

cuadro vendimia goya

Francisco de Goya y Lucientes fue un pintor y grabador español. Su obra abarca la pintura de caballete y mural, el grabado y el dibujo. En todas estas facetas desarrolló un estilo que inaugura el Romanticismo. “La fantasía, aislada de la razón, solo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos”, consideraba Goya, un referente en su tiempo… y también en la actualidad para comprender el Arte. El vino, como en tantos otros autores, es un elemento artístico recurrente que podemos encontrar en su obra.

La Vendimia o el otoño (sirviéndose de las uvas como símbolo de esta estación) formó parte de un conjunto sobre las cuatro estaciones, tema típico del rococó, compuesto por Las floreras o la primavera, La nevada o el invierno, y La era o el verano. En algunos de ellos vemos a los personajes están pasando ciertas calamidades. En La vendimia todo es bello y agradable: encontramos calma y sosiego, valores que seguramente Goya quería asociar al vino.

La serie iba a consistir en trece tapices con el tema de las Cuatro Estaciones y otras escenas campestres, descritas como “Pinturas de asuntos jocosos y agradables”. No es la primera vez que analizamos un cuadro donde se hace patente la estrecha relación entre el vino y el otoño: tiempo atrás ya os dábamos nuestro punto de vista sobre “Las cuatro estaciones: otoño”, el fantástico óleo sobre lienzo del francés Pierre-Antoine Quillard. «El néctar del otoño calienta tu audacia [.]. El amor vendimia sin testigos».

Pierre Antoine Quillard Otoño

La pintura se realizó como modelo para los tapices que decorarían el comedor del príncipe de Asturias en el palacio del Pardo. Se trata de una de las más completas pinturas de Goya, aunando escena popular muy decorativa con cierto grado de simbolismo a través del contraste entre las actividades de campesinos afanados en la recogida del fruto, y aristócratas. La distinta manera de relacionarse con el acto de la recogida de la uva de estos es un aspecto realmente fundamental para analizar el propio contexto histórico. No podemos descartar que exista cierta crítica social en sus obras. “Siento ardientes deseos de perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa”, llegó a decir.

Goya utiliza el recurso del esquema piramidal, con rotundas figuras, muy común y apreciado en el Neoclasicismo. En él, un aristócrata sentado elegantemente sobre su propia capa ofrece un racimo de uvas negras a una joven. Un niño, dando la espalda al espectador, intenta alcanzar el fruto del placer, reservado únicamente a los mayores, con lo que el conjunto alcanza un simbolismo erótico evidente. Contempla la escena una campesina con un cesto sobre la cabeza, así como otros campesinos que ocupan un lugar algo más secundario. Estos últimos dan paso a un magnifico paisaje del valle donde se sitúan las viñas de la sierra del Guadarrama que inspiraron la obra del artista, ubicada en Piedrahíta (Ávila).

Goya uvas

La luz otoñal se convierte en la protagonista, aclarando los tonos de los vestidos. El colorido es luminoso y hay un predominio de tonos delicados. Los tonos amarillos del traje del aristócrata muestran a un Goya joven, alejado de la etapa tenebrosa y oscura que abordará después. Destacan en este lienzo los tonos amarillos y ocres, precisamente los colores más característicos del otoño, que contrastan con el color azul del cielo. Todo enmarcado por una composición ejecutada con gran modernidad.

A pesar de su pincelada rápida, en Goya se aprecian estupendamente todos los detalles, como cuellos y puños de los trajes, creando una obra absolutamente sublime. Algunas figuras eran concebidas como nuevas y chocantes, como el niño dando la espalda. Nuevas influencias llegaban al Arte. Y es que, como bien dijo Francisco de Goya y Lucientes, “el tiempo también pinta”.

Goya Retrato

Desde Licores Reyes estamos seguros de que una copa de vino también te llenará de felicidad como a los protagonistas de La Vendimia. Después de disfrutar de buen Arte, encuentra tu bebida favorita en nuestra tienda online: http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes
A %d blogueros les gusta esto: