La comida frugal, un aguafuerte ejecutado en septiembre de 1904 sobre una plancha de zinc que había ya utilizado Joan González para grabar un paisaje, previamente borrada, es una de las primeras incursiones de Picasso en la técnica del grabado. Pertenece a La Suite des saltimbanques , una serie de quince aguafuertes y puntas secas realizada entre 1904 y 1905. Por consiguiente, sorprende la maestría técnica con la que Picasso trabaja en un medio que era prácticamente nuevo para él.

Desde temprana edad mostró una gran pasión por el grabado, y produjo obras que usan casi todas las técnicas, experimentando con aguafuerte, punta seca, grabado con buril, e incluso aguatinta al azúcar. Estas obras constituyen una especie de diario personal y nos permiten conocer, con gran precisión, su historia personal en relación con su obra artística. Los temas y las preocupaciones reflejadas en su pintura son igualmente notables en su obra gráfica, mostrando la parte más íntima de Picasso como dibujante y como artista que trabaja en series temáticas.

La comida frugal

Este cuadro presenta la última técnica empleada por Picasso en el periodo azul y se caracteriza por presentar a los personajes con una expresividad y artificiosidad extremas. Encontramos, por ello, claras referencias de la corriente manierista, ese estilo artístico tan relevante en el s. XVI. El papel del simbolismo francés y el expresionismo alemán, junto con su experiencia personal, lo llevó a reflexionar de manera espectacular acerca de los sentimientos de tristeza, el dolor, la desolación y la pobreza, usando un color azul simbólico para reflejar este estado de ánimo.

Fernande Olivier consideraba tiempo después que el grabado personificaba «una intensa expresión de pobreza y alcoholismo». Evocando una sensación de misterio, es cierto que hay algo en ella que obliga al observador a hacer suya la tristeza que emana del aguafuerte de Picasso.

picasso vino la comida frugal

En el verano de 1905, Picasso viajó a Holanda y, tal vez desorientado por el rápido cambio de escenario, inició un proceso de distanciamiento emocional a sí mismo en su trabajo, poniendo espacio entre él y el simbolismo de connotaciones románticas.

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes
A %d blogueros les gusta esto: