En esta sección llevamos tiempo analizando diversos cuadros de la historia del Arte que abordan el vino como eje central para comprender el contexto del autor. No en todos los casos ha sido así. Muchos autores han usado al vino como un elemento secundario que dota de ciertas características a la obra. Uno de los referentes más claros de esta tendencia puede ser “Joven pareja”, de Heinrich Campendonk. El cuadro, realizado en 1915 cuando apenas tenía 25 años, es todo un cóctel de referencias futuristas, donde vanguardias cubistas y abstractas crean una composición única, relativamente importante para entender y analizar el Expresionismo.

Joven Pareja Heinrich Campendonk

Heinrich Campendonk (Krefeld, 1889 – Ámsterdam, 1957) fue un pintor, grabador y diseñador alemán. Especialista en vidrieras encuadrado en el Expresionismo, fue un miembro destacado del movimiento artístico Der Blaue Reiter en Múnich, creado por Franz Marc y Wassily Kandisky. La Primera Guerra Mundial supone un momento clave en su vida, cercenando la posibilidad de seguir formándose en Alemania, y llevándose consigo la vida de muchos de sus grandes amigos, algunos de ellos importantes referencias artísticas del alemán. Desde 1915 Campendonk fue llamado a filas en varias ocasiones pero sólo estuvo enrolado temporalmente. No fue enviado al frente, alegando motivos de salud.

El año 1915 supone para él un periodo tremendamente virulento. No solo por el conflicto bélico y su perdida de amigos; también nace su primer hijo. “El arte va más allá de su tiempo y lleva parte del futuro”, dijo Kandinsky. Gracias a él, Campendonk entró en contacto con los principios de la pintura abstracta. “El artista debe ser ciego frente a la forma reconocida o no, del mismo modo que debe ser sordo a las enseñanzas y los deseos de su tiempo”. Sus enseñanzas fueron tremendamente determinantes para Heinrich.

Para Campendonk, el Orfismo de Robert Delaunay se convirtió en una experiencia clave, tal como se percibe en la representación de la Joven pareja, que denota asimismo la influencia de Marc Chagall, autor del que ya hemos hablado anteriormente y analizado alguna de sus surrealistas obras. Como destaca la crítica de Arte Ursula Heiderich, Campendonk “estudió el Cubismo analítico de Picasso y Braque, al tiempo que se interesaba por los fundamentos del Futurismo italiano, cuyas directrices exigían la descomposición del sujeto del cuadro siguiendo los aspectos de su dinámica interna y una reordenación rítmica organizada de estos mismos elementos en la imagen”.

Los representados en la obra no son una pareja cualquiera: se tratan del propio pintor y su mujer, Ada. No podemos comprender esta obra sin entender la situación familiar de la pareja, amenazada desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial. El conflicto pasa a ser centro sobre el que gira su vida. “La pareja está situada en posición central y mirándose, presentando ambos un perfil de tres cuartos. Su intimidad contrasta con una tercera persona representada a menor escala, de perfil, en la parte derecha al fondo del cuadro. Se trata de una muchacha joven, lo que permite pensar en una posible ampliación de la familia; pero quizá sólo pretenda sugerir la oposición entre aislamiento y compañía. La situación espacial queda intencionadamente indefinida”, considera Ursula Heiderich.

El resto de los objetos del cuadro aparecen volcados, sin ningún tipo de estabilidad. La mujer, en apariencia, está cómodamente sentada en un sillón, pero éste no da en absoluto la impresión de estar fijo; más bien parece flotar en el aire. Todo parece suspendido, lo mismo puede decirse de la mesa sobre la que hay una botella de vino. La botella se presenta justo detrás del hombre, pintada con una sola tonalidad, carente de todo tipo de detalles. Debido a su color, se sobreentiende que se trata de un vino tinto.

Joven Pareja Heinrich Campendonk 2

“La luz blanquecina transforma el rostro del hombre en algo semejante a una máscara. Sus ojos almendrados y el contorno marcado y anguloso hacen pensar en las cabezas de Picasso en su fase cubista alrededor de 1909”, expone Ursula Heiderich. Lo más interesante del cuadro es, seguramente, la contraposición de luces, el choque entre espacios oscuros y otros llamativamente claros. “Esta representación visual de la luz es característica de Campendonk, que gustaba de presentar sus motivos pictóricos bajo signo cósmico de lo que acontece en el tránsito entre noche y día”, según Ursula Heiderich. Es fácil relacionar estos agresivos contrastes en sus obras con los contrastes que presentaba su vida, llena de altos y bajos, con una existencia complicada, en ocasiones placentera y en otros momentos frustrante y triste.

Tras la guerra, Campendonk fue nombrado profesor de “Arte de Superficies” en la Universidad de Essen. Cuando el régimen nazi llegó al poder en 1933 fue uno de artistas modernistas condiderados como artistas degenerados y a los que prohibieron hacer exposiciones. Ante la difamación de que fue objeto por parte de los nacionalsocialistas, Campendonk reaccionó emigrando a Holanda. Ese mismo año se estableció en el archipiélago de Lofoten, donde recibió la noticia de la suspensión de su puesto como profesor, a la que siguió el cese en 1934. Como consecuencia de la entrada de las tropas alemanas en los Países Bajos en 1940 se fue sintiendo cada vez más amenazado. Se llegó a decir que él y su mujer consiguieron burlar una redada de la Gestapo escondiéndose dentro de un mueble durante horas.

Todas estas situaciones le marcaron. Aunque nunca llegó a dominar del todo el holandés, sus esfuerzos por lograr regresar a Alemania fueron infructuosos. Campendonk pasó el resto de su vida trabajando en la Rijksakademie de Ámsterdam, primero como profesor de Arte Decorativo, luego de grabado y pintura de vidrieras y finalmente como director de la Academia. Algunos de sus discípulos fueron Willem Hofhuizen, Jaap Min y Anton Rovers. Campendonk murió en Amsterdam el 9 de mayo de 1957.

Heinrich Campendonk autorretrato

Si has disfrutado con esta obra igual que disfrutas con el vino, en Licores Reyes te ofrecemos una opción que deberías valorar: visitar nuestra tienda online. En ella encontrarás el más amplio catálogo de vinos y destilados. Estás invitado. http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes
A %d blogueros les gusta esto: