El continente y el contenido viajan juntos. Para saborear un buen vino, hay que tomarlo en el recipiente adecuado. Sin duda no disfrutarás al máximo un vino de postre, un tinto o un blanco si tu copa es la misma. Te mostramos la copa oportuna para tu vino favorito, acercándote al contexto del mismo.

copa vino tinto

La Syrah es una variedad de vid tinta o uva proveniente de las zonas frías de Francia. Con esta variedad se pueden fabricar vinos monovarietales llamados también Syrah, Hermitage, Syra o Serine. El sabor del vino de Syrah es robusto, de poderoso aroma a frutas y violetas , su color es intenso y es adecuado para combinar con quesos maduros, pastas y carnes. La denominación de Shiraz proviene de las zonas cálidas de Australia, donde se ha desarrollado vino a partir de variedades europeas, el Shiraz ha obtenido grandes reconocimientos a nivel mundial como uno de los mejores tintos. Las copas, en ambos casos, suelen destacar por su base larga que combina elegancia, encanto y funcionalidad.

Cabernet Sauvignon es una cepa de origen francés, de la región vinícola de Burdeos, y una de las más reconocidas variedades de uva a nivel mundial. El Cabernet Sauvignon comenzó a ser reconocido internacionalmente a partir de su destacada presencia en el vino proveniente de Burdeos, donde suele utilizarse en vinos de corte con Merlot y Cabernet Franc. Se obtiene un vino de color rojo intenso, con olor a ciruela, matices violáceos, de cuerpo, alcohólico, aromático y provisto de un leve y característico sabor herbáceo. Con envejecimiento se obtiene una notable fineza. Sus copas son capaces de armonizar perfectamente aromas y sabores del vino, mostrando de forma impecable su concentración, armonizando el intenso dulzor.

El Pinot Noir es una variedad de uva tinta, considerada una de las más internacionales y elegantes. El nombre de esta uva deriva de las palabras francesas para “pino” y “negro” respectivamente, dado que el racimo que crece de esta cepa tiene la forma de un cono de pino y su tono negro violáceo que le da color característico. Pinot Noir produce un vino extremadamente suave, fresco y frutado, de un muy buen bouquet, con una acidez que lo hace bastante vivo y persistente al paladar, sin ser agresivo. A la vista, es un vino que tiene una luminosidad especial, recuerda a un rojo teja más opaco que brillante. Su copa debe equilibrar la acidez restando importancia al alcohol, hasta crear una imagen perfecta del vino.

Zinfandel/Chianti. Destaca el bouquet característico del Chianti, que recuerda cerezas y almendras amargas. En el paladar, contribuye a destacar el carácter frutal y ductilidad del vino, mientras que la acidez y taninos proporcionan un final complejo. Su copa, estilizada y con bordes muy marcados, acentuará la riqueza de tonos característicos, moderando el grado alcohólico.

Copa vino blanco

La uva sauvignon, también denominada Sauvignon Blanc, está considerada, después de la chardonnay, la variedad más fina entre las cepas blancas de origen francés. El racimo es de tamaño mediano y forma cilíndrica. Las bayas son de tamaño mediano, forma redonda y color amarillo-dorado. Produce vinos elegantes, secos y ácidos. Su copa será alta y esbelta, permitiendo apreciar con total claridad el frescor e intensidad.

Riesling es el nombre de una variedad o casta de uva blanca originaria de la región del Rhin, en Alemania. Da lugar a diversas denominaciones de origen (D.O.) en los países en que más se cultiva, principalmente la mencionada Alemania. Los vinos hechos a partir de esta uva cubren un amplio espectro de sabores, desde dulce al seco de la variedad “trocken”. La copa, en todo caso, destacará por su base larga, siempre con gran encanto. Es el perfecto ejemplo de copa clásica, y su gran tamaño permite una mejor oxigenación.

Chardonnay es una cepa de uva blanca, originalmente producida en la región de Borgoña. El resultado de su maduración produce un mosto suave y aromático. Cuando es fermentado o criado en barricas adquiere unas cualidades de sabor y aroma que lo distinguen y lo hacen muy apreciado entre sus consumidores. Su copa deja aflorar a los vinos jóvenes todo su frescor vigorizante, mientras que permite encontrar sabores minerales en aquellos más maduros. Son copas muy usadas en alta restauración.

Pinot gris. Normalmente se genera a partir de una baya de color azul grisáceo, de la que proviene su nombre, pero la uva puede tener una apariencia rosa marronácea o negra o incluso blanca. Podemos encontrar desde vinos livianos a vinos con mucho cuerpo. Suele tener un aroma frutal, con notas de peras y manzana. En cuanto al sabor, suele ofrecer cierto sabor cítrico y frutal, levemente picante y con alguna reminiscencia de almendras en su sabor. La copa suele ser considerablemente más pequeña que en otros casos comentados, permitiendo que el vino se oxide conforme se asienta. La boca es siempre estrecha.

copa vino postre

Champagne. Es un tipo de vino espumoso con denominación de origen controlada, elaborado conforme al método champenoise en la región de Champaña, Francia. El más común es el brut, aunque a lo largo del siglo XIX y en los inicios del siglo XX el champán era generalmente mucho más dulce de lo que es hoy. Las copas aflautadas, que contienen cuatro onzas de Champagne, concentran el bouquet tan singular que recuerda a las levaduras de los grandes Champagnes, mientras que acentúan su textura cremosa en el paladar. Esto se desarrolla especialmente dentro del Champagne Vintage. La copa debe contener las burbujas de forma natural, favoreciendo que los aromas se liberen. Se suele ensanchar llamativamente la base para permitir al vino expresarse, estrechándose en la boca para que los aromas se concentren, y el carbónico no se escape.

Rosé. Por sus propiedades refrescantes, el verano se antoja como la estación más propicia para tomar vino rosado. “Lo único que hay que tener en cuenta cuando compremos botellas de vino o nos sirvan vinos rosados es que sean de la última añada porque el paso del tiempo no les sienta muy bien”, según José Luis Solanilla. Sus copas son bastante llamativas: su apertura ampliada dirige el vino a la punta de la lengua, mucho más sensible a la dulzura, para dar así una imagen de equilibrio.

El Vintage port pertenece al género de vinos conocido como vinos fortificados. Estos vinos nacieron en los siglos XVI y XVII, como producto de la adición de aguardiente al vino cuando está en proceso de fermentación. Los Oportos se caracterizan por su gran intensidad aromática, la presencia del alcohol, su dulzura y la tanicidad en algunas de sus categorías. El vino de porto se puede tomar en copas tipo porto o tipo licor en las cantidades por dosis de 2 onzas. Se trata de copas equilibradas, ligeramente aflautadas y de tamaño medio, sirviéndose hasta la mitad. Son para disfrutar a temperatura ambiente y nunca enfriar aunque la temperatura sea excesiva.

¿Te has fijado que diferentes son las copas dependiendo del vino a degustar? No solo pasa con ellas. También las botellas son tremendamente distintas. Días atrás ya hablábamos de las tremendas diferencias en el envase del vino, y de su evolución en los últimos siglos.

forma de las botellas

Si te ha gustado el artículo, recuerda que puedes encontrar un amplio catálogo de bebidas en la tienda online de Licores Reyes, y disfrutarlas con las copas adecuadas: http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes