Pablo Picasso dedicó algunas series de pinturas a su visión del vino y las botellas, dentro del estilo cubista. La botella de vino es una de ellas, convirtiéndose en uno de los referentes de el vino en el Arte. Porque desde siempre, el fruto de la uva ha estado presente en todos los campos de la creatividad. ¿Conoces esta obra del genial artista andaluz? ¿No? Sigue leyendo, te contaremos algunas cosas sobre ella.

botella_de_vino_picasso_1

Entre los grandes pintores y artistas del siglo XX, uno de los que revolucionó el mundo del arte se llamó Pablo Picasso y fue uno de los tantos que en esos tiempos se reunía en bares junto a otros famosos artistas de diferentes movimientos vanguardistas a beber vinos, champagnes y absentasLos temas y las preocupaciones reflejadas en su pintura son notables en su obra gráfica, mostrando la parte más íntima de Picasso como dibujante y como artista que trabaja en series temáticas.

Picasso disfrutaba con la vida y los placeres que esta le ofrecía, entre ellos el vino, presente en muchos de sus cuadros. No es un artista desconocido para nosotros, y tiempo atrás analizamos su obra “Comida frugal”. En ella, se muestra a un hombre y a una mujer en una mesa sentados, junto a una botella de vino y algo de comida. Fernande Olivier consideraba tiempo después que el grabado personificaba «una intensa expresión de pobreza y alcoholismo». Ese cuadro data de 1904, por lo que podemos decir que el vino fue un elemento fundamental en la obra de Picasso durante toda su vida.

La bouteille de vin es un grabado de 48 x 57 cm que data aproximadamente de 1922. Desde 2004, esta obra puede verse en la sala de Arte del Museo Vivanco de la Cultura del Vino. Es un importante ejemplo de lo que denominamos bodegones de naturaleza muerta. Realizado con la técnica del “pochoir” –grabado coloreado a mano con guache- reproduce un bodegón cubista del autor realizado a comienzos de los años 20, en el que se destaca una botella de vino. Y es que el vino es la única obra de arte que se puede beber y el mejor vino no es necesariamente el más caro, sino el que más se comparte.

Lo destacado del cubismo fue su rechazo a los convencionalismos, dirigiéndose y enfocando su mirada hacia el ilusionismo, jugando con la ruptura en las estructuras, y con la tridimensionalidad en el enfoque central de todo tipo de superficies. Otros de los autores relevantes de esta tendencia fue George Braque o Juan Gris, de los que anteriormente ya hemos analizado alguna obra vinculada con el vino.

Hay una frase de Picasso en la que dice que “el arte es una gran mentira que nos acerca a la verdad”. El legado artístico del malagueño se nutre de numerosas obras inspiradas en el apasionante mundo del vino. Como elemento inspirador, el vino también aporta alegría, euforia, o por el contrario, melancolía o resignación. Todo ello lo plasmó en su obra Picasso, pudiendo trasmitir en sus pinturas diferentes y dispares sensaciones.

Si algo define a Picasso, es que tocando diferentes ramas artistas, en todas fue tremendamente brillante. Durante la I Guerra Mundial, principalmente se centró en bodegones cubistas y retratos de estilo naturalista; el cubismo, puntillismo, manierismo y neoclasicismo tienen gran protagonismo en su obra desde 1917. Al finalizar la guerra, aunque siguió trabajando en estos estilos tan dispares, paulatinamente tendió hacia un estilo neoclásico.

botella_de_vino_picasso_2

¿Te ha gustado esta obra? ¿También te gusta el vino? En la tienda online de Licores Reyes puedes encontrar las propuestas más novedosas a precios difíciles de rechazar ¿Nos visitas? http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes