Pieter de Hooch fue un pintor holandés barroco. Formó parte de los llamados “maestros clásicos neerlandeses”, y es considerado uno de los principales maestros de la pintura de género. Género muy manido en dicha época, ya que la pintura religiosa fue prácticamente abolida por la reforma luterana. Su obra, como la de tantos otros grandes autores no fue ajena al vino. Esto lo podemos apreciar en Interior con dos mujeres y un hombre bebiendo y comiendo ostras.

Hooch_Ostras_1

Según Arnold Houbraken, el biógrafo de los artistas holandeses, de Hooch se formó con el pintor de paisajes Nicolaes Berchem, aunque sus enseñanzas no se aprecian en sus obras juveniles. Influido por Rembrandt, su estilo se caracteriza por el refinamiento lírico de la composición pictórica y por una gran maestría en cuanto a la profundidad espacial. Pieter de Hooch utilizó una paleta de colores cálidos con bastante rojo y muchos tonos de rojo-marrón. El tema del banquete de ostras se hizo popular entre los pintores costumbristas holandeses, y fue abordado reiteradamente entre otros por Jacob Ochtervelt, del que tiempo atrás analizamos su “Comiendo ostras”, entre 1665 y 1669. En él, la música, el vino y las ostras (conocidas como minnekruyden o hierbas del amor a causa de su poder afrodisiaco) contribuyen a impregnar la atmósfera de erotismo.

En sus primeros lienzos, donde se representan escenas de tabernas y de soldados tratados con fuertes contrastes de claroscuro, sí se registra la influencia de Ludolf de Jongh. Sus representaciones, con el tiempo, se hicieron más atmosféricas y, gracias a la utilización de la perspectiva, también ganó en profundidad. En las pinturas con mujeres trabajando, Pieter de Hooch idealizó la vida doméstica holandesa, las virtudes simples y la eficaz administración del hogar. En este cuadro, encontramos a dos mujeres. La de la derecha levanta con una mano la tapa de una jarra de peltre, mientras con la otra sostiene una copa alargada. Mientras tanto, en un lujoso interior de luz tamizada, comparten la bebida y un plato de ostras con un caballero que, de pie, prepara uno de estos deliciosos bocados.

La década de los 60 fue, seguramente, su etapa más prolífica. En este periodo cambió los temas de sus óleos por interiores burgueses de atmósferas cálidas, produciendo una serie de obras maestras, como la que nos ocupa. De Hooch representa con precisión el contexto cultural y social. Su obra es un testimonio precioso de la sociedad holandesa del siglo XVII. De Hooch fue uno de los mejores pintores de escenas de género; su figura se ha vinculado a la ciudad de Delft, donde el artista realizó lo mejor de su carrera. Después de su llegada a Delft, empezó a realizar escenas de género con personajes comiendo, bebiendo y tocando música.

La mayoría de los estudiosos creen que la labor de Hooch después de alrededor de 1670 se hizo más estilizado y su calidad se deterioró. Se ha conjeturado que esto se debió en parte a su deterioro de la salud. Interior con dos mujeres y un hombre bebiendo y comiendo ostras podría considerarse, no obstante, una de las composiciones tardías más logradas del pintor. “Este cuadro, exponente del último estilo de Pieter de Hooch, es típico de las elegantes y muy convencionales escenas costumbristas que el artista ejecutó al final de su carrera en Amsterdam”, considera Peter C. Sutton.

De Hooch evolucionó su pintura a un estilo más tosco y de color oscuro, y sus sencillas escenas domésticas fueron reemplazadas por imágenes muy decoradas colocadas en salas palaciegas y villas campestres. Para Sutton, “puesto que no existen pruebas de que De Hooch consiguiera enriquecerse con su oficio de pintor, pues al parecer vivió muy modestamente durante toda su carrera, este cuadro, al igual que otros de temas elegantes, probablemente represente una escena inventada, muy alejada de su experiencia personal”. El crítico concluye que “se trata de un ideal de ocio privilegiado, representado adrede para llamar la atención […] podría decirse que sus últimas y aristocráticas escenas son un conmovedor contrapunto de su propio y triste final”.

Hooch_Ostras_2

Pieter de Hooch pintó Interior con dos mujeres y un hombre bebiendo y comiendo ostras en 1681, solo tres años antes de su muerte. Poco antes había sido encerrado en un manicomio por problemas mentales. Si te gusta su obra, del mismo modo que te gusta el vino, te recordamos que puedes encontrar las mejores propuestas en la tienda online de Licores Reyes ¿Nos visitas? http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes