Adriaen Brouwer fue un pintor flamenco de la pintura de género, activo en Flandes y las Provincias Unidas de los Países Bajos en el siglo XVII. Según Houbraken, tratadista holandés del siglo XVII, fue alumno de Frans Hals. Su trabajo tuvo una influencia importante en la próxima generación de pintores de género flamencos y holandeses y sus obras, como la de tantos otros grandes autores, no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en Escena aldeana con hombres bebiendo.

Brouwer_1

Fue un innovador importante de la pintura de género a través de sus escenas de la vida de los campesinos, interiores de taberna con peleadores, fumadores y bebedores y retratos expresivos. Podemos encontrar muchas similitudes con la obra de Teniers, autor del que ya hemos hablado con anterioridad, en sus obras El rey bebe, o Dos campesinos con una copa de vino. Pero mientras Teniers pinta personajes rústicos en su mayor pulcritud, Brouwer los representa en su aspecto más degradado.

La cronología de la obra de Brouwer es difícil de establecer, ya que sólo dos de sus obras están fechadas. Ubicamos Escena aldeana con hombres bebiendo entre 1631 y 1635. En esta ocasión, “la escena tiene lugar a las afueras de una pobre y destartalada aldea, donde cuatro hombres, en un momento de ocio, se reúnen en torno a una mesa para beber al aire libre”, estima Mar Borobia. A Brouwer no le interesa en lo más mínimo llevar a sus lienzos la clase burguesa, sino que sus asuntos son de un nivel social ínfimo al que pertenecen los aventureros y truhanes, a quienes trata con un gran cariño y piedad.

Brouwer introdujo estos episodios normalmente al aire libre, en interiores de posadas, llenando el espacio con grandes figuras que beben, juegan a las cartas y se pelean. Para Borobia, “estos aldeanos bebiendo, como otros temas de Brouwer, han sido objeto de una segunda lectura, en la que estos personajes, rudos y toscos, son el nexo con el que se resaltan aspectos de la conducta humana”.

Se considera a Brouwer como un precursor del impresionismo, debido a que trabaja el lienzo con una pincelada fuerte y desenvuelta, sin matizar ni detallar en modo alguno, para que la vista se fije en el motivo clave de su obra. Se llega de este modo a simplificar en extremo la forma, sacrificándola al colorido. Sus cuadros se caracterizan por lo refinado de su técnica, y por unas pinceladas finísimas, casi transparentes, que se van superponiendo. En este caso la paleta, casi monocromática, se rompe con los fuertes colores tonales de las ropas de los aldeanos.

Brouwer_2

¿Te ha gustado esta obra? ¿También te gusta el vino? ¡No lo dudes entonces! Visita la tienda online de Licores Reyes y encuentra las propuestas más novedosas y atractivas: http://tiendalicoresreyes.es/

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes