En ocasiones nos apetece tomar una copa, pero el efecto que provocará en nosotros a la mañana siguiente nos hace olvidar la idea. Esto puede tener solución. Científicos de la Universidad de Illinois, liderados por el profesor Yong-Su Jin, crearon un nuevo método de producción que permite el desarrollo de un vino que no deja resaca y que además sería más beneficioso para la salud. La investigación ha sido publicada en la revista Applied and Environmental Microbiology.

vino_resaca1

El hallazgo se centra en el proceso de fermentación del vino, atacando específicamente la levadura usada en ese proceso. Los investigadores descubrieron una forma de modificar levemente la levadura utilizada para fermentar los vinos, lo que llevaría a eliminar por completo el componente causante de la resaca en el vino. Suena bien, ¿verdad? Quizá el inconveniente más grande del vino, eliminado de un plumazo.

Según publica el prestigioso diario The Daily Mail, usando una enzima los expertos pueden modificar la fermentación, eliminando los compuestos que generan la resaca y aumentando la efectividad de la fermentación maloláctica, un proceso secundario que aumenta la suavidad del vino. Esto eliminaría los dolores de cabeza, jaquecas y nauseas que deja la resaca. Sugerente idea, ¿no?

Este proceso además no perjudica la calidad del vino y, según describen, podría incluso producir vinos de mucha más calidad y más saludables, aumentando la presencia de compuestos beneficiosos para la salud. Así, según destaca el periódico británico, el vino podría ser mejor de lo que ya es para el organismo pues con una levadura modificada los niveles de resveratrol se incrementaría considerablemente.

vino_resaca2

Por otro lado, según relatan los autores de la investigación norteamericana, este proceso podría ser utilizado en otros alimentos y bebidas que utilicen la fermentación durante el proceso productivo, como pan, sidra, quesos, yogures o cerveza. El mismo proceso podría hacer que el vino sea más saludable aumentando, por ejemplo, la presencia de compuestos beneficiosos para la salud.

El profesor Jin indicó que se trata de un gran avance ya que “en el pasado, los científicos tenían que usar marcadores antibióticos para indicar el lugar de una alteración genética en un organismo, y muchas personas objetaron su uso en comidas por el riesgo de desarrollar una resistencia a los antibióticos”. Sin embargo, con este nuevo procedimiento se puede cortar el genoma de forma muy precisa y eficiente, evitando así el uso de estos marcadores, consideró el experto de la Universidad de Illinois.

Esta ingeniería genética aplicada al procesamiento de vino permite alterar hasta la más mínima variable y detectar las consecuencias precisas de componentes puntuales, por ejemplo aquellos que dotan con un sabor específico a una cierta cosecha. Además, como comentábamos anteriormente, les permitiría modular la fermentación maloláctica, que es complementaria y da ligereza al vino pero que también genera muchas de las toxinas que al día siguiente provocan las insoportables jaquecas.

vino_resaca3

Esta investigación todavía es nueva y tiene que ser exhaustivamente analizada, pero de confirmarse sin duda sería una gran noticia para todos los amantes del vino. Mientras tanto, te animamos a que visites la tienda online de Licores Reyes, donde encontrarás los mejores vinos a un precio difícil de igualar: http://tiendalicoresreyes.es/37-vinos-y-espumosos

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes