Paul Lacroix fue un pintor de bodegones. En su producción ocupan un lugar destacado sus composiciones con frutas. El vino, en este caso el espumoso champagne, no fue ajeno a su obra. Abundancia del verano es prueba de ello. Este bodegón alude a la estación de recolección de los frutos, a la cantidad y variedad.

lacroix_1

El perfil de este desconocido pintor ha sido desvelado por William H. Gerdts que, en 1971 y 1981, le dedicó su atención en el amplio contexto de los pintores americanos de naturalezas muertas, y especialmente en un extenso artículo monográfico aparecido en 1972 en la revista Antiques Magazine. Entre sus trabajos tempranos conocidos se encuentra un estudio con racimos de uvas, y una naturaleza muerta fechada en 1860 en Nueva York. El champagne es un elemento recurrente que encontramos en la historia del Arte, como pudimos ver en la obra “Después de la fiesta” (1979), de Andy Warhol ¿La recuerdas?

Lacroix posiblemente se inspira en Jean-Baptiste-Siméon Chardin, en sus interiores de cocina y bodegones, al elegir las sobrias encimeras de piedra donde coloca sus objetos, frutas y verduras. Del mismo modo, la crítica que ha estudiado la obra de Paul Lacroix ha destacado la influencia en su producción de Severin Roesen. “De Roesen, Lacroix toma la estructura de sus bodegones en varios niveles y la presentación de algunas frutas. En este bodegón encontramos notas de este pintor, de origen alemán, que Lacroix adapta a su estilo más acabado”, según Mar Borobia.

lacroix_2

En esta pintura Paul Lacroix dibuja cuidadosamente todos sus componentes, desde la superficie de las hojas de parra con sus nervios y textura rugosa, hasta las burbujas del champagne o los juegos translúcidos y opacos de la piel de las uvas. Su obra evoluciona. “Sus telas fueron ganando con el tiempo en grandiosidad y aparato”, considera Gerdts. Estos primeros lienzos de Lacroix se articulan con sencillas y austeras líneas, que serán más ambiciosas a finales de la década de 1860.

Algunos pormenores de este óleo aparecen en otro lienzo de Lacroix de titulo similar, La abundancia de la naturaleza (New Britain Museum of American Arts, New Britain, Connecticut), donde el influjo de Roesen se detecta de forma más notable. En esta composición volvemos a encontrar el mismo frutero de mimbre, la pequeña cesta de fresas con su contenido sobre la superficie, la copa de champagne y la mazorca de maíz.

lacroix_3

¿Te gusta el champagne? Si te apasionan los vinos espumosos del mismo modo que el Arte, te recordamos que en la tienda online de Licores Reyes puedes encontrar las más novedosas propuestas:  http://tiendalicoresreyes.es/

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes